Posteado por: Kalitro | abril 11, 2011

Chistes sueltos vs. Guiones elaborados

Lo primero de todo, sepan que por lo general prefiero los guiones elaborados, así que quizás peque de poco objetivo, pero vamos a intentarlo.

El webcómic, por su mayor flexibilidad, permite a los autores decantarse por las dos corrientes más extremas (y todos los rangos intermedios), realizar chistes sueltos independientes de todos los demás o bien realizar una historia continua con un argumento bien hilado y en el que sea necesario haber leído todo lo anterior para saber qué ocurre.

Cada estilo tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

En el caso del chiste (o reflexión o lo que sea, no vamos a limitar por las buenas) suelto la principal ventaja está clara, el lector se puede incorporar en cualquier momento, con lo que superamos fácilmente esa pereza que da comenzar a leer algo sabiendo que tiene un archivo de cientos o miles de páginas. Y lo que es más importante, facilita que la gente vaya pasando la tira por esos campos de internet como mero chiste suelto (el ejemplo que se me ocurre es Cyanide & Happiness, fácil de encontrar en muchos foros y correos no necesariamente relacionados con cómics). Otra ventaja es la flexibilidad a la hora de crear situaciones y personajes o incluso estilos de dibujo, narrativa…

En el lado opuesto están las historias donde la trama es lo principal, donde posiblemente haya muchas páginas en las que no ocurre nada importante pero si nos molestamos en leer un buen puñado, descubriremos giros argumentales, personajes complejos y una historia absorbente (suponiendo que esté bien escrita, claro). En este caso es más difícil pillar al lector casual, hace falta que quien se pase por allí esté dispuesto a echar un buen rato leyendo para que se implique en la trama y además, es más difícil que se difundan ejemplos sueltos, porque sencillamente una única página a veces aporta muy poco fuera de contexto. Sin embargo, si consigues que alguien se acerque al cómic, muy posiblemente se convierta en un lector fiel que querrá seguir a los protagonistas hasta el final. Otra ventaja es que permite experimentar técnicas narrativas y de desarrollo de personajes que no tienen cabida si hacemos páginas sueltas.

Por supuesto estos son los extremos y hay muchos grises entre ambos polos. Quizás las variantes más destacadas sería por un lado la de los chistes sueltos pero que mantiene un contexto sobre los personajes y poco a poco estos cambian (el ejemplo más conocido sería Snoopy, donde podemos leer una tira suelta y nos hará gracia, pero si conocemos a los personajes la disfrutaremos más) y por otro lado, un cómic en el que la historia se vaya desarrollando, pero cada página termine con un chiste (en general Order of the Stick serviría de ejemplo).

Igualmente, nosotros tampoco tenemos por qué elegir uno solo de los caminos. Muchos autores comenzaron de una forma y luego han seguido con otra, puedes mezclarlas en el mismo cómic o hacer cómics distintos para cada uno.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: